Mirar.

Las flores brotan timidamente esperando que el primer rayo de sol las acaricie en la mañana.

Los pájaros de aquel enorme árbol se jutan al llegar la noche, para protegerse de cualquier depredador.

Aquella banca tiene una manta de polvo fina que hace que nadie se siente, pero un niño llega y juega.

El viento empuja lento aquellas hojas en el suelo, esperando al menos las lleve de nuevo a su árbol.

Una pareja de ancianos camina por el malecón sonriendo cogidos de las manos, arrugas que se traducen mil historias.

Empieza, son las seis, el velo gris empieza a cubrir lima pero hay belleza en esa tristeza, el aire se llena de nostalgia y recuerdos.

Hombres de negocios salen hablando de dinero de un edifico, y asu lado niños jugando con espadas imaginarias.

La vida se trasluce en antes y después, de matar los sueños y dejar a su libre albedrío al hombre adulto.

La lluvia empieza a estrellarse contra el suelo sonando, clac, clac, un tipo con una apariencia muy ruda se quita el gorro y se deja mojar la cara.

Estoy por subir al bus, no lo hago, quizás aún hay más cosas bellas que ver, sonrisas fugaces alimentadas de locuras y amor.

Una rosa emerge entre hierva muerta sonrió y sigo, tal vez de eso solo se trate la vida de mirar.

Publicado por Lukas

una vida como cualquiera

Participa en la conversación

2 comentarios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: