1 año ya…

Paso un año y seis días, desde mi primera entrada en este blog ha sido una experiencia muy divertida y singular. Desnude una parte de mi, conté pedazo o fragmentos de lo divertida, triste y rara que es mi peculiar vida. El sueño de publicar algo esta tocado algo dañado, creo he perdido un poco el don de mirar los pequeños detalles de aprecias los cortos regalos de la vida que algunos llaman “felicidad”.

He leídos mis primeras entradas he reído, pensado y he pensado aún más, en que momento empecé a perderme un poco en la vida, en que momento dejé de hacer esto que era lo que más llenaba.

Ahora es cuando miro atrás y veo todo lo que ha pasado en este año, hago un reconteo de las cosas buenas, malas, sumo y resto el resultado es equivalente y normal, supongo, nunca me he considerado una persona feliz siempre dije serlo pero moderadamente, no me gustan muchos los momentos de felicidad, porque siempre he pensado que es prestada así que mientras menos le deba a la vida, será mejor.

Hoy antes de volver a clase me he parado y pensado en las entradas, en la a personas que me leen que son pocas pero sin duda agradezco cada una, los comentarios que me hacen sentir que alguien me toma atención y todo eso. Hoy solo queda la promesa de seguir escribiendo de entregar la vida a cada historia aumentando circunstancias fantasiosas, triste y extrañas, volver al ruedo una vez más, volver a mirar un poco y aprender más de la vida, hoy solo quiero respirar y mirar la vida pasar, escuchar el ruido de los autos, ver la la gente pasar, sentarme en un parque a fumar un porrito y mirar a las palomas comer el pan que las gente les tira, y no esconder mis insensatez, un salud por todo, pero especialmente por la vida porque a pesar de toda la mierds es bella, triste, y sobre todo interesante.

Hoy quedan fragmentos de memoria que se pegan como la piel curando heridas, se pegan los fragmentos en mi memoria y recuerdo porque empecé a escribir y porque lo sigo intentando, no por ser conocido, solo por contar una historia.

Siempre es bueno volver al comienzo.

Estábamos ahí, un día nos separaba de cumplir nuestro primer mes de enamorados no había una gran celebración preparada ni nada. El viernes íbamos ir a una librería en Miraflores, quería ver a mi antiguo profesor Pierre el tipo porque realmente nace este espacio, el estaba ahí como lo recuerdo tembloroso y sonriente con su cabello encortijado, sus gafas amarillas y su enorme sonrisa blanca, era la exacta imagen de Héctor Lavoe, él no se acordaba mucho de mí, y no lo culpo debió tener muchos alumnos. Adquirí su nuevo libro de él, el tercero “yo no quería escribir cuentos, sólo quería conocerte” le preguntaba que tal se sentía publicar su tercer libre el decía que de putamadre no había mejor sensación. Salí de ahí caminando con Génesis de vuelta a casa, en el camino pensé en Pierre en cuanto le habrá costado publicar sus libros, y me preguntaba si cuando realmente te gusta algo es complicado, o simplemente es un reto el camino.

Recordé también que fue el quien me presento a Hank, el viejo o bukowski, llamenlo como quieran, pero también me presento ha salinger, bradbury, poe, hemingway, vallejo y más. Su forma extraña de hacernos entrar y ser parte del cuento, como me gustaba esos martes por la mañana de géneros literarios, me sentaba adelante a escucharlo hablar, contaba historias extrañas y nos tildabs de chiquillo, niños, pero en un tono alegre y nostálgico.

Al día siguiente la garganta me jodisby reventada estaba enfermo hasta los cimientos, mi clase a las 7 de la mañana solo alargó la enfermedad dándole su propia vida ajena a la mía, por la tarde solo llegue a casa, comí dormí y eso fue todo. Ya por la tarde debía ir donde Génesis, cuando llegue me esperaron brebajes hechos en cantidad agua de kion tomaba yo sin parar y sin poderle decir no, esto te va hacer bien, decía ella, yo solo decis esta bien, esta bien, bebí 2 o 3 vasos no recuerdo bien, solo que sabía horrible pero le sonreía mientras me daba vueltas con una sabana como un enrollado, me besaba la frente y me abrazaba, después del tercer vaso de kion empecé a sudar y ella sonreía estas botando la fiebre amor me decía, yo sonreían y pensaba pues si, puede ser amor, al día siguiente era el día del mes, estaba mal y bella, era caos y provocaba un abrupto sentimiento de solo abrazarla y cuidarla, estuvimos ahí era yo quien preparaba entonces el agua de kion, mientras sonreían y era yo quien la tapaba ahora.

Cuando estaba por terminar el día entendí muchas cosas que no entendía hace tiempo que la vida es simple al igual que el amor, mientras todo este acompañado de sinceridad el sentimiento crecerá, comprendi también que así pienses estés loco, lo más seguro no lo estás y es solo el deseo que te reprime a no mostrarte tal como eres, me sirvió ver a mi ex extraño profesor que me hizo amar las letras quizás para volver acá, me sirvió empezar algo con Génesis para entender que las personas no son malas como pienso, que algunas son solo amor, sanan y ayudan, entonces solo algunas veces es bueno volver al comienzo para recordar donde nos perdimos y hacer mejor el camino.

Me quedaré con esta frase del libro de Pierre.

“supongo que así como mi viejo me regala pañuelos cuando quiere decir <<te quiero>>, yo regalo libros. Y aunque con los años he comprendido que la vida, al igual que las mandarinas, a veces se descomponen y nos mancha y apesta las cosas queridas, hay otras verdades que nunca se desvanecen y que siempre están ahí para abrigarnos cuando sentimos que nuestro corazón se cierra el fin del mundo, se llaman palabras.

Bukowski

Desde un tiempo que no tiene fecha no puedo dejar de leer a bukowski, vamos el tipo no adorna nada dice las cosas crudas y reales como es el mundo el cual vivimos, paso noches fúnebres observando aquel árbol enorme alfrente de mi casa que parece moverse, junto al viento, junto al tiempo.

He intentado leer algo más feliz o fantaseoso pero no, no puedo perdónenme no quiero que alguien me diga que el mundo es un lugar lindo, y lleno de esperanzas.

Quiero que me digan que afuera es todo una mierda, que es mejor ponerse bien el chaleco antibalas, para así tener los brazos abiertos y recibirlos en el pecho, para levantarnos de nuevo.

Cuando quiero escribir algo lo leo un momento, pienso que tiene razón la vida no es bella de ninguna forma, tampoco lo será, la felicidad son solo momentos robados a la vida, sin que esta se dé cuenta, actualmente soy moderadamente feliz, tengo una enamorada que me quiere, tengo un trabajo, estoy estudiando, no me falta un plato de comida, pero ¿y los demás? No merecen ser felices modernamente o temporenaemente al menos. Las cosas que veo día a día son las que me hacen decir que la vida es una mierda sin duda alguna, no hay felicidad solo se roba y la usamos hasta que algo triste nos cope de nuevo.

Tal vez será mejor hacerlo como el dice “dont try” o tal vez no, que se yo, solo soy alguien que se cuestiona las cosas, que ve sonrisas en flores, llantos en primavera, agonías en fiestas e hipocresía entre la gente, odio a todos si, pero más me odio a mi por no poder ayudar alguien a ser feliz momentáneamente, sin embargo como podría cuando creo que no nisiquiera lo soy yo, no tengo respuestas solo dudas enfrascados en espacios blancos en mi mente, en fin, es tarde. Leeré algo más del viejo algo que me haga recordar que la vida es dura para poder recibir parado la bala

La voz sin voz.

Muy a menudo los veo en las esquinas adornandolas o buscando alguna sombra que los cubra del implacable sol. Que injusta es la vida tenemos todo para desarrollarnos y lo más importante podemos hablar, veo uno cojeando, sufre para acercarse a mi su pelo es gris, pero de seguro debe ser blanco tras esa capa de suciedad me mira directo a los ojos y clava en el corazón, un poco de compasión de esa que ya no creía sentir. Lame mis manos queriendo encontrar algún tesoro entre ellas, le digo esperate amigo voy por agua y algo para que comas, agua hay, lo que no hay es comida, compro un pan con algo y le doy carne por un segundo parece sonreír, viene mi carro y me subo y el se sube también, no amigo quedate ahí por favor, no puedes venir le digo, se baja y queda viendo el carro alejarse.

Trato de ir siempre por el mismo camino ahora y ahí esta de nuevo mi amigo, compro la carne de nuevo y algo de agua, y unos cigarros para mi, la cálida brisa de primavera empieza a golpear mi cara, esta vez dejo pasar unos cuantos buses mi amigo y yo estamos ahí sentados, el comiendo y yo fumando, no dice nada, pero si pudiera Tampico seria necesario lo miro pero esta y esta vez sonrie, no estoy loco les juro que sonrie, después de treinta minutos subo al bus. Esa fue la rutina por unas semanas hasta que no vi a mi amigo por un tiempo.

Lo volví a ver después de unas semanas, estaba bañado y tenía una correa acompañado de una pareja que reían mientras pasaban por nuestro paradero en el que compartimos silencio, lo miró y me mira se detiene sonrie y le muevo la cabeza en un gesto de afirmación, se van y es feliz se ve feliz, que dura es la vida del que no tiene voz para decir trngo frío, tengo hambre, estoy solo….

Pero que gran regalo es cambiar la voz por la mirada mas sincera de amor de este asqueroso y gris mundo, brindó por ellos por los que están en la esquina, en una casa, en un cementerio, porque sin duda alguna se les dio el mejor don del mundo, dar felicidad sin pedir nada a cambio.

Un psicólogo agradable.

A lo largo de mi vida si hay algo que evitó más que el contacto con humanos es a los psicólogos. Lo que sueles estudiar es lo que mide el éxito o es lo que suelen decir, vienen primero los doctores, luego los ingenieros, los abogados y finalmente los psicólogos estos tipos raros que estudian el cerebro y los distintos tipos de personalidades. Los evitado la mayor parte de mi vida porque siempre creí y creo que el único que puede alegrar mi mierda interna soy yo, y solo yo.

Caminos graciosos de la vida me llevaron a un estudio médico ocupacional donde me hacen pruebas de todo tipo, así pueden ver mi salud física y emocional, la cual compartiré con otros seres humanos en un área común de trabajo.

Todo empezaba bien el típico punzón en el ante brazo para sacar sangre, me hago el rudo y muestro mi brazo tatuado como diciendo vamos pinchame que no me dolerá una mierda. La señora me observa mié tras hunde el aguijón en mi vena y siento cierta maldad en ella, esboza una sonrisa como diciendo ya esta cabron, le devuelvo la sonrisa preguntado ¿es todo? Me sigo haciendo el hombre, rudo y fuerte, si hijo es todo ella sentencia.

Me manda orinar en un frasco yo tranquilo sabiendo que no consumo drogas hace mucho, le paso el frasco y esta tibio, pienso que me lo va a rrci it pero no, ponlo ahí dice sin mirarme, me pesan, me miden no hay sorpresas. Te tocará ir con el psicólogo me dice, la observó y digo esta bien.

Después de hacerme esperar en una salita entro al pequeño consultorio, una laptop pequeña un vaso con agua amedio acabar. Él tiene los ojos claros, vivos y despiertos. Una tímida barba blanca empieza atravesar sus cachetes y barbilla como lanzas, un polo holgado y una casaca de la clínica de presenta, sin embargo yo e olvidado su nombre con suerte recuerdo el mío si les soy honestos. Comienza con las preguntas de lugares comunes, familia, amigos, amor, etc. Se me ocurrió la magnífica idea por no decir estúpida de mostrarme un poco como soy, y lo deleznable que según yo soy comienzo diciendo que odio a la gente y que no me gusta estar cerca de ellos que me enferma la gente, él arremete diciendo que trabajo y que si sufro con mis compañeros, le digo que tranquilo se donde no odiar a la gente y se también donde tengo que socializar casi por obligación, eres introvertido, sin embargo también eres extrovertido que interesante me dice mientras sonrie y me ofrece agua, gracias y puede que si, soy así. Sabes que en tu trabajo y lo que estudias tienes que socializar con la gente ¿verdad? Le digo que si, aunque en el primer momento donde puedo abocarme a mi soledad desmedida y lo hago y no quiero ver a nadie excepto a esas personas que me regresan a la paz que tanto odio y a la vez amo, no vas a matar a nadie creo dice y se ríe, yo trato de analizarlo quien demonios son los psicólogos parece que con un par de preguntas ha hecho que le quiera contar de mi, que le muestre quien soy casi bajo la guardia, casi, yo creía y creo que los abogados son de lo peor, que los médicos juegan a ser Dios, pero joder estos tipos son un eslabón superior puedes descifrarte sin esfuerzo, me anima la idea de venir de nuevo a tener solo una charla desde su punto debo ser un espécimen interesante y desde el mio un psicólogo agradable.

Heroes

Los héroes se esconden entre nosotros y no, no llevan grandes capas azules o fosforescentes, a menudo andan a tu lado y están ebrios a las diez de la mañana con una sonrisa que trata de escapar de unos dientes podridos, comienzan a curvarse tratando de figurar una sonrisa añeja, lineas marcadas de triunfos, glorias, desamor, peleas, amor, pasión, llanto y felicidad o bueno llamemosle arrugas.

Y son casi las once camino por la avenida que parece terminar solo en la oscuridad, ahí en el suelo hay uno de ellos, si, es uno de ellos apresuró el paso y se escucha la acústica como un sonido melancólico en cada pisada fúnebre que doy. Tiene un perro entre los brazos envuelto entre una chompa verde de lana, le alcanzó una moneda trato de buscar la de más valor se la doy y me devuelve una mirada tosca de desconfianza. ¿No tienes agua mejor? Me pregunta y me dice que su amigito no bebe en días voy al grifo y traigo dos una para el y otra para su amigo, trato de darle la moneda la recibe tembloroso y me dice que la gastará en alcohol, yo haría lo mismo le digo.

A diario veo estos héroes disfrazados de personas desdichadas y con la vida que ninguna persona debería tener. Recuerdo las veces que jodi por no comer algo que me gustaba o me queje por no tener las zapatilla de moda. Nunca voy a poder ser un héroe sin duda alguna, jamás me despojaria creo de lo último que tengo para dárselo a alguien más y si los héroes abundan en lima, pero a menudo solo los llaman locos.

Por un segundo pienso que podría ser un héroe a mi forma corriendo y golpeando algún malo hijo de puta y que salga el boom, bamb.

Porque si algo si habita en esta ciudad son los malos. Quizás bowie tiene razón y podamos ser héroes solo por un día.

Paz

Siempre tuve la idea de que la paz era lo único que necesitaba en mi vida, lo digo porque tal vez crecí en una casa con mucha gente y era difícil poder oír mis pensamientos. Los pocos momentos de silencio los atesoraba en mi, los guardaba en el cajón de mi corazón como un deseo egoísta el cual no quiero compartir.

Cuando pasaron los años y pude generarme mi espacio y momentos de paz con soledad al comienzo estaba bien, luego caí en la conclusión que la paz es lo más triste que puede haber, no me malinterpreten no soy un loco o una persona conflictiva, sin embargo se han imaginado una vida lineal sin la emoción de levantarse de la mierda, o la gloria de haber tocado el cielo. Una vida donde no se dance sólo en la noche al ritmo de la niebla y con el viento besándote el rostro no se que tanto pueda tener de vida. Decidí nunca más buscar la paz de una vida tranquila alejado de todos, bueno alejados de todos si, pero solo ser un espectador del caos y sentirlo parte mío, las personas son casi lo mismo son universos repetidos, pero desear solo paz sin pequeños golpes de locura que toquen la puerta, Dios, sálvame de eso y dame la suerte de poner una bala antes en mi boca y déjame saborearla como cada bocanada de humo y soltarla por la nariz.

Mientras escribo esto sentado en el bus en la parte más oscura y trasera observando asientos con un intento miserable de grafiti, con música bailable a todo volumen que el chófer pone en la radio, a dos tipos que simplemente me parecen estúpidos porque si, una madre corrigiendo a su niño, y los demás con la maldita mirada en el celular, de alguna forma soy igual a ellos ando con la maldita mirada abajo también. Decidí ponerme los auriculares y a pescado rabioso

No llores más
Ya no tengas frío
No creas que ya no hay mas tinieblas
Tan solo debes comprenderla
Es como la luz en primavera
Es como la luz en primavera

Debo bajar ya y toca seguir caminando, esperando mi próxima guerra contra mi mismo, para poder ganar y perder al mismo tiempo, para reír y llorar, para festejar y frustrarme, para seguir encontrado atisbo de poca sensatez dentro de mi, para seguir alejando la paz de mi vida.

Y como dijo Donnie, “la destrucción es una forma de creación”

Mirar.

Las flores brotan timidamente esperando que el primer rayo de sol las acaricie en la mañana.

Los pájaros de aquel enorme árbol se jutan al llegar la noche, para protegerse de cualquier depredador.

Aquella banca tiene una manta de polvo fina que hace que nadie se siente, pero un niño llega y juega.

El viento empuja lento aquellas hojas en el suelo, esperando al menos las lleve de nuevo a su árbol.

Una pareja de ancianos camina por el malecón sonriendo cogidos de las manos, arrugas que se traducen mil historias.

Empieza, son las seis, el velo gris empieza a cubrir lima pero hay belleza en esa tristeza, el aire se llena de nostalgia y recuerdos.

Hombres de negocios salen hablando de dinero de un edifico, y asu lado niños jugando con espadas imaginarias.

La vida se trasluce en antes y después, de matar los sueños y dejar a su libre albedrío al hombre adulto.

La lluvia empieza a estrellarse contra el suelo sonando, clac, clac, un tipo con una apariencia muy ruda se quita el gorro y se deja mojar la cara.

Estoy por subir al bus, no lo hago, quizás aún hay más cosas bellas que ver, sonrisas fugaces alimentadas de locuras y amor.

Una rosa emerge entre hierva muerta sonrió y sigo, tal vez de eso solo se trate la vida de mirar.

Baltasar.

Lucía tenía la costumbre de todas las noches antes de dormir beber mucha agua, esto ocasionaba lo evidente caminatas a mitad de la noche. Sin embargo nunca recordaba como se quedaba dormida y al despertar siempre amanecía tapada con meticulosidad hasta el cuello, lo más extraño es que ella no se movía para dormir esto hacía aún más extraña la situación. Lucía solo tenía diecisiete años y no prestaba atención a esos detalles, estaba más a la expectativa de los fines de semana y salir con mauro su novio. Ya en la mañana en el desayuno la familia estaba reunida tomando desayuno conversando del próximo viaje a provincia por cumpleaños de una tía, Lucía tenía exámenes en la universidad y no podría ir así que tendría la casa para ella y Mauro, era una buena chica así que sus papás no desconfiaba de ella sus calificaciones eran las mejores, era muy obediente y respetuosa.

Baltasar, Baltasar vamos a comprar llamaba Lucía a su perro para hacer las compras, él cual había recogido hace poco de la calle era de raza mestiza y tenía siempre una mirada perdida, pero siempre dispuesto a dar amor a sus rescatistas. Lucía pensó en comprar aparte cosas para prepararle una cena a Mauro a la luz de las velas y llevar una cena romántica. De regreso a casa Baltasar empezó a ladrar ferozmente en el jardín mirando hacia bajo, sus gruñidos eran cada vez más violentos, entre Lucía y su papá lograron sacarlo de ahí aunque no quiso volver a entrar a la casa se quedó mirando fijo el césped y ahí se quedó el resto del día.

Lucía almorzó con su familia y ellos se fueron luego a la casa de su tía les esperaban horas de viaje. Baltasar, Baltasar entra empieza el frío, pero el can no se inmutaba y seguía sacando los dientes mirando al césped. Pasaron un par de horas y llegó Mauro cenaron, vieron una película y subieron para aprovechar que no había nadie, cuando empezaron a besarse y abrazarse se escucho un grito agudo y fino era de Baltasar, bajaron corriendo las escaleras Lucía asustada por lo que pudo pasarle a su perro, tenía el cuello roto y un fino hilo de sangre caía de su boca. Lucía empezó a llorar mientras lo sacudía para ver si se movía, mientras mauro la sacudía del hombro y le decía mira, mira, había un hueco en el césped como si hubieran es cavado de adentro hacia fuera. Vamos adentro Lucía acá no es seguro, Mauro cargo a baltasar y lo dejo en la sala, de pronto explotaron todas las luces de los postes y luego las casas quedaron sin luz, tranquila, le dijo, cada uno agarro un cuchillo y fueron a encerrarse al cuarto de Lucia. Estaba temblando muy asustada primero por lo de baltasar luego, por lo de la luz.

Se escucharon unos ladridos en la primera planta y Lucía grito Baltasar, esta salió corriendo mientras Mauro le decía no espera, pero fue tarde, cuando Lucía llegó Baltasar no estaba y Mauro tampoco, ¿Mauro? Las puertas y ventanas empezaron a golpearse mientras Lucí lloraba desenfrenada sin saber porqué, comenzó a dar pasos lentos y ceremoniosos observando toda la casa con el cuchillo para atacar en el acto, lo único que se escuchaban eran sus pasos rechiñar en la vieja madera de la casa, su respiración era el único aire que bailaba en el ambiente y la temperatura había bajado tanto que cualquiera pensaría que esa sala era una morgue, Lucía subió las escaleras y cuando llego al último escalón del segundo piso, escucho como alguien subía corriendo, ella corrió a su cuarto y se puso contra la puerta, empezaron a empujarla y ella empezó apuñalar la puerta gritando, la punta del cuchillo empezó a gotear sangre de la punta, le había dado algo peor no sabía a qué. Otra vez el ladrido Lucía abrió la puerta y una enorme figura la quedó mirando.

Lucía soy yo Baltasar, ella escucho la sedosa voz y cuando volteo cayó desmallada en el acto.

Despierta Lucía le acariciaba la cabeza un hombre calvo sin cejas, los ojos todos negros que le sonreía con una sonrisa perfecta, gracias por dejarme entrar Lucía, le dijo, ella solo respondió quien eres, el le dijo pues soy Baltasar, imposible el es un perro y esta muerto, dijo Lucia, bella niña porque le pusiste baltasar. Lucía empezó a recordar que antes de encontrar a baltasar todo el día había visto imágenes del rey mago con el mismo mismo nombre, primero fuiste su gestionada a elegir ese nombre, segundo la verdadera historia de Baltasar es que era un heraldo de la muerte y estaba destinado a matar a Jesús pero los otros reyes magos lo detenieron y lo cambiaron por otro, con el mismo nombre claro, tercero tu casa está construida encima de uno de los amas antiguos aquelarres y las tu mala suerte ese me veneraba, así que tu inocente perro era el receptor para que yo venga, iba saltar a tu novio, pero tu eres más pura.

Baltasar corto con delicadeza el cuello de Lucía mientras se frotaba su sangre en la cara y sonreía. Entraron tres mujeres de negro que se arrodillado y dijeron señor, rrvivsn al chico déjenlo inconsciente, yo entraré en el cuerpo de la muchacha y nos vamos.

Al día siguiente llegó la familia de Lucía encontraron a Baltasar descuartizado en el patio, a Mauro inconsciente en la sala y muchos cabellos de Lucía por toda la casa, Mauro fue culpado por la muerte de Lucía y curso toda su vida cadena perpetua, mientras empezaban a desaparecer más a menudo jóvenes con sus mascotas, todas entre quince y deicisete años. Solo se decía que a veces por las noches se veía una joven calva silvano con un perro, o tocando puertas pidiendo indicaciones, la gente empezó a creer que era una bruja, pero de todaa formas siempre hay alguien que está dispuesto abrir su puerta para ayudar…

Desdichados.

Me he sentido siempre mejor en la compañía de desdichados, personas que tienen una vida caótica, porque siempre me recuerdan a mi y que no soy el único que la puede estar pasando mal. Me encanta la sonrisa de niños sin dientes sentados en una esquina, que la de tipos con dentaduras blancas y perfectas, me agrada conversar con locos y conserjes, porque se cierto modo siento que tienen una vida más interesante que tantos hombres de negocios que sólo hablan de dinero. No cambiaría acariciar un animal de la calle mugroso y hambriento, que acariciar a personas que se visten de falsas promesas.

Si prefiero a los desdichados, no por latina o pena, los prefiero porque están vivos y tiene fuego en los ojos, son ellos los que aun pueden dedicar canciones cursis y decir te quiero, personas que aun se enamoran con la luz de una sonrisa, personas que salen a marchas contra dictaduras y oporosores, aun caminan mirando al cielo silvano y no con la vista en el celular. Verlos es un espectáculo digno de todos los cigarros del mundo, conozco pocos que veo y siento que estoy frente a un genio, capaces de decir cualquier cosa lúcida o incoherente y robar mi atención y de vuelto una nueva perspectiva de vivir.

Hoy mientras regresaba a casa vi un niño vendiendo golosinas, no podía comprarle no hubiera podido regresarme a casa, la pasó mal, pero definitivamente el la pasa peor, me miró y sonrió sin conocerme, de oreja a oreja, se definió en una curva la más mortal que puede matarte la tristeza. Me pare y le devolví una enorme sonrisa esforzándome de ser un buen contrincante a la suya y empezó a reír a carcajadas, definitivamente no fue un día de mierda.

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora